Primer fin de semana en El Bierzo, segunda época

Hace unos meses, coincidiendo con el “Segundo aniversario” de este blog, llevamos a cabo la “Segunda Invitación al Bierzo“.  David Segura, de Madrid, fue uno de los ganadores de la misma y decidió viajar con un grupo de amigos para conocer El Bierzo. Concretamente, consiguió el galardón cortesía de Casa Barredo, situada en la aldea de Ribón, pedanía de Villafranca del Bierzo. Él y sus acompañantes también pudieron disfrutar de una cata de vino, gracias a Bodegas Adriá. David tuvo la amabilidad de enviarnos una crónica de lo vivido, junto con algunas fotos, para que todos podáis comprobar lo bien que se lo pasaron. Esperamos que os ponga los dientes largos y os animéis a repetir su aventura.

¡Hola a todos!

El pasado mes de octubre pudimos disfrutar de un fantástico fin de semana en Villafranca del Bierzo gracias a la iniciativa de Juanma y a la diosa fortuna que quiso que fuésemos uno de los agraciados del sorteo de una estancia para cuatro personas en el Bierzo, en Casa Barredo, para ser más exactos. Parece increíble, pero nos costó Dios y ayuda el conseguir que nos acompañaran unos amigos, ¡ni que te regalaran un fin de semana todos los días!

Salimos de Madrid el viernes con la ilusión de escapar de la ciudad por un par de días y emocionados con la experiencia. A eso de las 23h llegamos a Ribón, una pequeña aldea de sólo 6 casas y en la que (afortunadamente) no había ni cobertura del móvil. Maribel, la dueña de la casa estaba esperándonos con la casa calentita, con la chimenea puesta y unas castañas de la zona de bienvenida. Esa noche después de cenar caímos rotos pero descansamos genial, en el exterior no había un solo ruido, todo estaba muy tranquilo. Al día siguiente, mientras desayunábamos, decidimos ir a dar una vuelta por la zona y después de echar un vistazo a la información del lugar que nos había dejado Maribel, finalmente decidimos ir a visitar Las Médulas. Seguramente sea lo típico, pero para unos forasteros era visita obligada.

Ya el camino desde la aldea fue parte de la visita, ya que no sé porqué extraña indicación dimos un gran rodeo, pero así conseguimos ver unos cuantos pueblos de la comarca. Ya en Las Médulas, hicimos el obligado recorrido viendo las cuevas y la increíble obra de ingeniería que los romanos hicieron por esas tierras. Después de la larga caminata paramos a reponer fuerzas en un bar cercano. Por aprovechar al máximo el fin de semana, fuimos a tomar algo calentito a Ponferrada y descubrimos el Castillo templario. Desafortunadamente no llegamos a tiempo para verlo por dentro pero es algo que nos hemos prometido hacer la próxima vez que tengamos ocasión.

Ese día nos recogimos pronto, volvimos a la acogedora casa y nos dimos un homenaje con la cena, y entre unas cartas y juegos de mesa, se nos acabó el día…tampoco queríamos trasnochar demasiado pues al día siguiente teníamos la visita a la Bodega Adriá.

A la mañana siguiente, nos dirigimos a la Bodega y allí estaba Nuria esperándonos. Primero nos hizo una breve introducción de cómo se fundó la bodega, a continuación nos enseñó las cepas, los tipos de uva y nos estuvo explicando cómo habían cambiado los métodos de vendimia a lo largo de los años.

Una vez en la bodega nos explicó desde el momento en que se recogía la uva, pasando por todos los procesos químicos, hasta el embotellamiento. También tuvimos ocasión de ver las barricas y la importancia de elegir la adecuada, ya que eso influye en gran medida en el sello personal del vino. A continuación nos hizo una demostración de color, sabor y olor de unos vinos espectaculares acompañados de unos curados de la zona.

Tras empaparnos de aquéllas fragancias nos despedimos no sin antes llevarnos alguna que otra botella recomendada por Nuria, que fue encantadora y muy paciente con nosotros ya que no dejábamos de hacerla preguntas y de probar el vino antes de que explicara lo que tocaba para hacer una cata en condiciones. Nos llevamos varios consejos que te sacan de un apuro en las cenas de amigos, donde nuca viene mal tener alguna típica frase para hacerse el entendido.

Después regresamos a la casa, almorzamos algo y tras una pequeña siesta y con mucha pena de marcharnos, emprendimos el camino de vuelta a casa con un sabor de boca muy dulce por el trato y hospitalidad recibidos.

Esperamos volver muy pronto -y lo haremos-.

Quiero agradecer a Juanma el fantástico regalo, a Maribel el buen gusto y la hospitalidad recibida y a Nuria sus fantásticos consejos. ¡Y que sepáis que el año que viene nos volveremos a presentar al concurso!

2 Respuestas a “Primer fin de semana en El Bierzo, segunda época

  1. Casa Barredo quiere agradecer principalmente a Juanma ya qué sin su iniciativa esto no sería posible, nosotros solo colaboramos.
    Agradecer a David y sus amigos por participar y qué les esperamos en próximos concursos.
    Un saludo
    Maribel Frey

  2. ¡Os recordamos que esta versión original del blog “Plumilla berciano” se ha mudado a la dirección http://www.plumillaberciano.com !

    Será allí donde podáis consultar las nuevas entradas y hacer todos vuestros comentarios.

    ¡Muchas gracias! Saludos.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s